España se adelanta al turismo del futuro

El turismo español empieza a notar una progresiva mejora del negocio. Tras dos años de grisura, la crisis da un respiro, y algunos datos (llegadas de turistas, pernoctaciones, gasto diario…) han comenzado la remontada. Un alivio. A la escalada del sector puede ayudar, y mucho, una de las grandes apuestas del Gobierno para aupar a la industria turística y que ha colocado a España en la carrera para aprovechar una de las nuevas tendencias que marcarán el turismo del futuro.

El peso que en los flujos de turismo están tomando los mayores de 50 años hace que los destinos que sepan posicionarse para atraerlos adquieran una importante ventaja estratégica. España está haciendo los deberes. El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio lanzó el pasado invierno el proyecto piloto del programa Europe Senior Tourism (Turismo Senior Europa). En su primera edición, el proyecto consiguió traer a España en las temporadas media y baja (de octubre a abril) a casi 45.000 europeos mayores de 55 años gracias a las bonificaciones parciales concedidas a los viajeros.

Según un reciente informe de la consultora Deloitte, dos grandes fenómenos demográficos prometen revolucionar el turismo internacional en los próximos años. Por un lado, el imparable crecimiento de las clases medias en los gigantes emergentes China e India. Por otro, la creciente demanda de ocio y viajes de la generación del baby boom de países desarrollados, cuyos integrantes ahora tienen entre 45 y 65 años.

Turismo ‘maduro’
Los boomers (como se denominan en inglés a los miembros de esta generación) tienen un mayor poder adquisitivo que los más jóvenes y por tanto más capacidad de gasto. Y, en breve, disponen de más tiempo para ocio y viajes: llegarán a la edad de jubilación en pocos años. Los turistas senior son pues un público objetivo que todos los destinos tratarán de seducir para garantizar la rentabilidad futura del negocio. España está en ello.

El proyecto Turismo Senior Europa, gestionado por la sociedad pública Segittur, se basa en otorgar bonificaciones directas de entre 100 y 150 euros –según el país de origen– a cada uno de los turistas europeos mayores de 55 que viajen a España. La agencia de viajes que vende el paquete turístico descuenta esta ayuda pública en el importe final que paga el pasajero. Sólo se da el dinero si el viajero llega a España, no hay subvenciones a fondo perdido.

Inversión rentable
El dinero público destinado al programa no ha representado un gasto fútil, sino que se ha convertido en una inversión más que rentable para el sector y para las propias arcas públicas. El Gobierno central y las dos comunidades autónomas que participaron en la primera edición (Andalucía y Baleares) aportaron 5,2 millones de euros. El impacto económico del programa ha ascendido finalmente a 22,5 millones.

La llegada de esos 45.000 turistas (el 90% de los cuales nunca había viajado antes a España) ha servido para romper la estacionalidad que sufren los destinos de costa andaluces y baleares, lo que ha permitido mantener abiertos los hoteles que han participado y evitar un agravamiento de la pérdida de empleos en el sector. Todo ello, además, se ha traducido en un fuerte retorno para las arcas públicas: por cada euro invertido, las administraciones participantes han ingresado 1,32 euros, gracias a la mayor recaudación de la Seguridad social, Impuesto de Sociedades, IRPF e IVA, y al ahorro en las prestaciones por desempleo.

El proyecto está sirviendo, en paralelo, parar abrir el destino España a nuevos mercados emisores hasta ahora poco explotados. Quince nacionalidades aparecen en el listado de turistas llegados en la primera edición. De la bonificación que da el programa han quedado excluidos los ciudadanos de Alemania, Reino Unido, Finlandia, Suecia, Letonia, Estonia y Lituania, todos ellos mercados que alimentan el turismo de invierno de varias CCAA y que, por tanto, se prefiere no incentivar.

España quiere más
Tras los buenos resultados alcanzados, Segittur pondrá en marcha el próximo octubre una segunda edición del programa, y esta vez a mayor escala. Las plazas disponibles se ampliarán hasta las 110.000 y este año se sumarán al proyecto también la Comunidad Valenciana y Canarias. El impacto económico para la temporada 2010/2011 podría así más que duplicarse. Un balón de oxígeno para un sector que necesita buenas noticias.

Si el proyecto sigue cumpliendo con las expectativas, el Gobierno podrá volcarse abiertamente en los próximos años en su apuesta con el Turismo Senior Europa como baluarte contra la temporalidad turística y como política activa de empleo. Para ello ayudará que ya parecen (casi) vencidas las resistencias del sector hotelero, hasta ahora escéptico sobre la idoneidad de un proyecto que coloca a España en una posición de ventaja competitiva en este segmento crucial a largo plazo. Importante para el hotelero. Importante para todos.

Fuente: elconfidencial.com

Share

Noticias Relacionadas:

  1. El negocio del toro mueve 3.000 millones al año en España y da empleo a 200.000 personas
  2. Las empresas españolas ganan en América latina más que en España.
  3. Aerolíneas, agencias y hoteles, contra el paro de los controladores
Las mejores ofertas en un único sito  

URL: http://www.curiosasnoticias.com/?p=71

Escrito por en ago 25 2010. Archivado bajo Viajes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Usuarios Online:
2011@ Curiosas Noticias