Firma alemana oculta piensos con 77 veces más dioxinas de las permitidas

granja alemana gallinasAlemania se ha visto obligada a cerrar cerca de 5.000 granjas, afectadas por los piensos contaminados. Ahora se ha descubierto que las grasas tóxicas con las que se elaboraban estos piensos, llevaban en las fábricas más de 10 meses.

Desde el 27 de diciembre se han disparado todas las alarmas sobre la venta de alimentos contaminados con dioxinas, a través de piensos industriales, lo que está erosionando la confianza de los alemanes en su comida.

Por su parte, las autoridades españolas no tienen constancia de que este tipo de alimentos hayan llegado aquí.

Ayer salió a la luz el hecho de que las grasas tóxicas con las que se confeccionaron los piensos contaminados llevaban en las fábricas más de 10 meses. Ya en marzo, unos controles encargados por la empresa Harles&Jentzsch, pusieron de manifiesto concentraciones de dioxinas ilegales e insalubres en las grasas utilizadas para fabricar piensos. No lo denunciaron, por lo que continuaron utilizándose.

Su explicación se encuentra en que las grasas industriales son más baratas que las aptas para la producción de alimentos. Algunas de las utilizadas por Harles&Jentzsch contenían hasta 77 veces la concentración de dioxinas permitida por la ley. Cerca de 5.000 granjas de las que compraron piensos contaminados han tenido que cerrar como consecuencia del escándalo.

Por su parte, la Unión de Agricultores está solicitando indemnizaciones para el sector por las pérdidas sufridas (entre 40 y 60 millones de euros semanales, se estima).

Todo comenzó con los residuos tóxicos de la producción de biodiesel. Con ellos se fabricaron cerca de 150.000 toneladas de piensos, distribuidos más adelante por las granjas de toda Alemania. Millones de cerdos, gallinas y pavos fueron engordados con estos piensos, conservando todo el veneno en sus organismos. El resultado final ha sido un mayor nivel de dioxinas de las permitidas en la alimentación, los huevos y la carne consumidos por humanos. Las sospechas se están extendiendo ya a la leche y sus derivados, puesto que, según se ha sabido, los piensos tóxicos también llegaron a granjas bovinas.

Según un nutricionista de la Universidad de Jena, las dioxinas “influyen en el ADN de las células” y, por tanto, pueden provocar cáncer. En casos de consumo moderado pero prolongado, “se pueden acumular en las grasas corporales y regresar en tromba al organismo cuando se adelgaza”. Los huevos son el producto ganadero en el que mejor se concentran estos venenos. Sin embargo, hay cientos de dioxinas diferentes, algunas más venenosas que otras y aún se desconoce qué dioxinas se encuentran en los productos de los animales engordados con piensos tóxicos, por lo que es pronto para hablar de su alcance. En el caso actual, tranquiliza Jahreis, estamos ante “concentraciones muy bajas” que “justifican un escándalo en cuanto a que llaman nuestra atención sobre cómo producimos y distribuimos nuestra comida”.


Share

Noticias Relacionadas:

  1. La firma Orange comercializará su nuevo móvil para mayores en farmacias
  2. La alemana Siemens promete un empleo para toda la vida a sus trabajadores
Las mejores ofertas en un único sito  

URL: http://www.curiosasnoticias.com/?p=4944

Escrito por en ene 9 2011. Archivado bajo Destacadas, Salud. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Usuarios Online:
2011@ Curiosas Noticias